La cantante madrileña Sofia Ellar tras llenar el pasado marzo la sala Joy Eslava, ahora cuelga el cartel de “sold out” en la sala de La Riviera con el doble de aforo.
Sofía, desde la más absoluta independencia ha conseguido un millón de reproducciones en Youtube y más de dos en Spotify. Ella misma hace incapié en ello “..yo y sólo yo tomo las riendas”. La graduada en ADE nos mostró un lado diferente de su disco “Seis Peniques” con la impecable actuación que cumplió sin duda con todas las espectativas del público y sorprendió a más de uno.

El concierto comienza con un vídeo en el que vemos a Sofía y su equipo en el backstage preparándose para salir.

Cuando éste termina, aparece su banda introduciendo su nuevo lanzamiento “Cenas que acaban en juerga” y animaron al público a comenzar a dar palmas al ritmo de la canción. En pocos segundos la artista aparece sobre el escenario causando una sensación de euforia en todos los asistentes y dando el pistoletazo de salida a una gran noche.


Entre las canciones de la primera parte del concierto encontramos “Mundos” en la que pudimos ver a una Sofía Ellar emocionada y a sus fans dejándose las gargantas en sus partes favoritas pero también permitiendo a la cantante disfrutar de un momento tranquilo con la canción.

Tras varias canciones Sofía empieza a pedir silencio, sus seguidores sorprendidos hacen caso y observan como la cantante se aleja del micrófono intentando degustarles sólo con su voz, sin micrófonos ni banda de respaldo. A pesar de que por desgracia muchos incumplieron su petición de guardar silencio, este momento sin duda fue muy especial tanto para ella como para los fans ya que nos mostró que un concierto así de grande también puede llegar a ser íntimo.

La noche avanza y después de haber estado “pidiendo” a los camareros que le trajeran un ron o un gintonic y viendo que sus peticiones estaban siendo ignoradas, vemos como la artista desaparece entre bastidores para volver unos minutos más tarde con un cambio de atuendo.  Sofía no deja de sorprender a sus fans y contina con una canción que no llegó a incluir en el disco y, que también cantaba por primera vez en concierto, “A Spanish Little Place“.

El setlist avanza y finalmente llegamos a la gran esperada, “Amor de anticuario“, el público empieza a gritar emocionado con los primeros acordes y le demuestran a la artista que se saben la canción con puntos y comas, hasta el punto que es casi imposible escuchar a Sofía por encima de sus fans. De repente la cantante desaparece del escenario mientras el público continúa cantando el final de la canción repetidas veces. Para sorpresa de sus fans, Ellar camina entre sus seguidores acompañada de un miembro de su equipo mientras canta con ellos.

La noche se va acercando a su final y la cantante nos muestra canciones como “Segundas partes entre suicidas” o “Verano con lima“.  Uno de las últimos acordes que suenan en La Riviera son los correspondientes a la canción “Boots & Cats” en la que manda unos pequeños deberes al público. Sofía Ellar pide que en el estribillo de la canción todos susurren boots & cats, boots & cats.. mientras chascan sus dedos. Para acabar, tocó “Mad Man” con la que hizo reflexionar a la sala sobre el mundo en el que vivimos. Finalmente, toca foto de grupo, sus fans ponen su mejor sonrisa y alzan las manos en una foto que le recordará a la cantante la gran noche que pasó tanto ella como el público.

Para terminar, Sofía agradece a su equipo, banda, familiares y amigos por el apoyo recibido y por supuesto, al público. Tras este concierto impecable lleno de sorpresas y emociones, la artista se despide del escenario acompañada de su banda.

Comments
pingbacks / trackbacks

Leave a Comment