The Hall of Stars

Miley Cyrus y su regreso al pasado con Younger Now: Review

Si hablamos de artistas jóvenes, Miley Cyrus es una de esas voces que se alzan por encima del resto: desde muy niña demostró que no solo había heredado el apellido de su padre, Billy Ray Cyrus, sino también su talento. A sus 14 años, dio el gran salto a la fama gracias a la serie que protagonizaba: Hannah Montana. Siempre en el punto de mira y siempre polémica, la joven cantante se ha mantenido todos estos años en el estrellato, mientras que su música se movía en altibajos, fruto no solo de su evolución, sino de la presión mediática y discográfica. En ese contexto llegamos a este viernes, cuando Miley saca Younger Now, su sexto trabajo de estudio, en el que ha compuesto gran parte de su contenido y ha vuelto a sus raíces más Country

Si hacemos una vista general al disco, veremos que Younger Now es un disco que rompe con la tendencia de la cantante y del pop actual, pero que nos muestra una serie de canciones que podríamos extraer de cualquier trabajo de corte Country-Pop del mercado, con pocas ideas y originalidad.

Cyrus nos introduce a su nuevo trabajo con la canción homónima: Younger Now, una de las obras elegidas como singles. Al escuchar las guitarras y la voz preciosamente agravada de la cantante comenzamos a darnos cuenta de que será un álbum diferente. La canción traza una simple pero funcional combinación de melodías, ritmos y acordes que se nos pega en el cerebro como ya hacían sus anteriores éxitos (Wrecking Ball (2013) o Can’t be Tamed (2010)). Malibu fue el primer single que la artista de origen estadounidense nos brindó. Es una canción en la que de nuevo combina acordes de guitarras suavemente electrificadas y ritmos de bombo muy marcados, además de líneas melódicas simples y repetitivas, pero muy pegadizas de la voz (sistema que vamos a encontrar a lo largo de todo el disco).

¿Recordáis el Achy Breaky Heart de Billy Ray Cyrus? Si no es así, no dudéis en abrir vuestro reproductor y rememorar ese himno Country que a todos nos ha hecho bailar en alguna ocasión. Pues bien, el tercer corte del álbum, Rainbowland, es prácticamente Achy Breaky Heart, de lo que deducimos que Miley Cyrus se ha inspirado en gran medida en su padre al componer el álbum, y en especial esta canción. En Week Without You nos encontramos el tema más »bluesero» del disco. De nuevo según lo escuchamos podríamos llegar a la conclusión de que es un tema que suena a cualquier otro cogido de un álbum de ‘éxitos del blues’. Aún así, la canción está bien si quieres echarte un bailecito más romántico con tu pareja.

Seguimos la escucha y Miss You So Much parece continuar Week Without You, con pequeñas variaciones, y I Would Die For You hace lo propio. Cabe reiterar la planitud del álbum, que sigue dándonos la sensación de estar escuchando constantemente la misma canción. en Thinkin’ encontramos el corte Pop-Rock del disco. Una canción que podría ser perfectamente de Carly Rae Jepsen si esta se pasase al rock. De nuevo, y aunque es una buena canción que nos transmite positivismo y ganas de ‘mover el esqueleto’, se sigue quedando pobre en originalidad e identidad. Bad Mood sigue combinando ese Country que ha heredado de su padre con su característico Pop. Un corte simple, pero uno de los pocos del trabajo que nos transmite más »realeza» y que corta con esa sensación de estar escuchando el mismo tema una y otra vez. Una de las mejores del LP.

Poco a poco nos aproximamos al final del álbum. Love Someone nos presenta una canción Pop-Rock a base de guitarras de eléctricas y voces tremendamente melódicas, destacando cómo combina lo grave con lo agudo de manera magistral. Su estribillo recuerda a Perfect Illusion de la grandiosa Lady Gaga, espada de doble filo; ya que siempre es bueno sonar como los grandes, pero a su vez malo el no dar ninguna sensación de estilo propio. Llegamos a la balada en mayúsculas de Younger NowShe’s Not Him. Las cuerdas nos transportan a una atmósfera diferente, y la canción, muy lenta, es el corte más Pop del disco. Con unas voces y baterías llenas de Reverb, instrumentos de cuerda que responden a la melodía vocal y sentimiento en estado puro, Miley nos muestra a cara descubierta lo que podría haber sido el álbum, el nivel de la artista, su gran talento. El tema del disco. Llegamos al final de este nuevo LP de la ya consolidada cantante como una de las grandes en la música con Inspired. De nuevo toman gran importancia las cuerdas, la voz se agudiza y se desgarra por momentos, mientras las guitarras acústicas y la percusión nos acompañan hasta el final del corte, dejándonos un buen sabor de boca.

Podemos decir que Miley se está redescubriendo. En este álbum ella ha tomado gran protagonismo en la composición, y la artista estadounidense vuelve a sus orígenes más Country, más Blues, y deja atrás la polémica pero trascendente etapa de Pop industrial, mostrándonos la evolución que no solo ha sufrido como artista, sino como persona. En ese camino que está recorriendo, este álbum puede ser la base de algo mucho más grande, puede ser el inicio de la Miley Cyrus como artista de prestigio, y no solo como estrella Pop (siguiendo los pasos, por ejemplo, de Harry Styles). Por ello debemos ver el álbum desde una posición mas trasversal: es un trabajo plano, simple, y quizás algo pobre para lo que se espera de una artista como Miley, pero puede sentar un nuevo estilo, una nueva manera de componer para la cantante, que se está encontrando a sí misma mientras evoluciona, mientras, como todos hacemos, crece. Nos quedará por tanto ver, qué hará y qué sorpresas nos traerá la estadounidense en el siguiente lustro. ¡Seguro que no decepciona! 2,5/5

 

Alberto Aguilera

Añadir Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.