The Hall of Stars

Taylor Swift no defrauda con «Reputation». Review

Hace solo unos días salió a la venta el nuevo álbum de Taylor Swift, y como ocurrió con el anterior, está siendo un superventas. Y es que la cantante estadounidense lleva en la ola desde hace ya 9 años, cuando era una niña de solo 19 primaveras que cantaba canciones de amor a ritmo de countrypop.

Esta vez, nos brinda Reputation un disco que afianza definitivamente su estilo en el pop, pero en el que explora nuevos caminos con temas más rítmicos y en cierta manera «duros». Taylor ha usado el álbum también como vía para expresarse y contar experiencias personales, no dejando escapar la oportunidad de soltar beef e indirectas en varias canciones. Dejando de lado lo extra-musical, comencemos la escucha.

…Ready For It abre la lata, y nos presenta en cierta manera el nuevo sonido que incluirá a lo largo de todo Reputation. Ritmos marcados y sintetizadores que pegan fuerte las frecuencias bajas. Taylor se atreve incluso a ‘rapear’ (y lo hace bastante bien, todo hay que decirlo), haciendo de …Ready For It una buena canción para empezar. End Game es el segundo corte del álbum, en el que colaboran Ed Sheeran y Future, y mantiene el estilo del primero con su fuerza rítmica. La canción mantiene el mismo ritmo y armonías durante toda su duración, y la voz presenta un sobretratamiento en ciertas partes, una tendencia durante casi todo el disco y algo probablemente prescindible. El tercer tema se titula I Did Something Bad. Este comienza suave pero pronto entrarán en juego esos synths graves que nos sumergen en un pop impregnado de Hip-Hop, tónica de este inicio de álbum. Don’t Blame Mecuarta canción del LP, es más lenta y melódica que las anteriores, destacando la voz de la artista.

Delicate empieza a lo Daft Punk, para llevarnos a un verso de pop mainstream, que recuerda más a sus anteriores trabajos. Eso sí, mantiene esa voz al más puro estilo del dúo francés que le da un toque especial al corte. Seguimos con la sexta canción de lo nuevo de Swift: Look What You Made Me Do, primer adelanto que sacó y número uno en multitud de países. Taylor nos transporta a los 90 (tiene cierto aire a las Spice Girls, ¿no?) con un estribillo rítmico a más no poder y unas melodías que lo complementan perfectamente. El álbum continúa con So It Goes, de la que no se puede destacar mucho, más que es de las canciones más lentas del álbum. Gorgeous introduce una melodía muy pegadiza que se repetirá a lo largo de prácticamente todo el tema y un estribillo en el que consigue una fraseo vocal precioso. Una canción que podría ser mucho más si no fuese tan plana y repetitiva.

Gateway Car es otra más de esas canciones que recuerdan al pop tendencia, con armonías y ritmos muy predecibles, aun teniendo un cambio de tonalidad, algo extraño en un tema comercial. King Of My Heart combina el universo del pop en el que nos hemos sumergido con el tema anterior con los nuevos ritmos que dan forma a Reputation. El undécimo tema es Dancing With Our Hands, y quizás sea el que más me ha sorprendido. En él, Taylor introduce un sonido smooth-pop en el verso que no acostumbramos a escuchar demasiado en el pop actual y vuelve al estilo propio que ha dado al álbum en los estribillos, convirtiéndolo sin lugar a dudas en una buena canción.

Con Dress luce sus falsetes en un corte, que aunque con ritmos muy marcados, no deja de ser muy melódico y blando en comparación con el resto del LP. En This Is Why We Can’t Have Nice Things mantiene el sonido de King Of My Heart, esa mezcla de estilos tan curiosa. El penúltimo tema del trabajo es Call It What You Want, canción que perfectamente podríamos decir que «sobra», ya que aunque pegadiza, no aporta demasiado a la construcción global de Reputation. Para cerrar este viaje de 15 obras nos encontramos New Year’s Day, la balada acústica del álbum, en la que destacan el piano y una suave guitarra, y una interpretación vocal sencilla pero sublime, en la que demuestra que sin tanto autotune también suena maravillosamente.

Tras escuchar y analizar Reputation, podemos estar contentos. Taylor Swift ha mostrado en este disco un estilo y un sonido personales, alejándose un poco (solo una migaja) del pop más puramente comercial y lo ha interpretado de manera brillante para afianzarse definitivamente como diva del panorama musical. La cantante estadounidense no ha defraudado para nada, y ha cumplido con todas las expectativas que tenía sobre los hombros. Buen trabajo, Taylor. 3,75/5.

Alberto Aguilera

Añadir Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.