Con menos de 30 shows hasta la fecha, la cantante estadounidense Taylor Swift continúa rompiendo récords con su Reputation Stadium Tour, que augura en convertirse en una de las giras mundiales más exitosas de todos los tiempos. Y es que, desde que comenzase el pasado 8 de mayo en el Estadio de la Universidad de Phoenix, en Glendale, Arizona, la artista de Reputation no ha dejado de superarse.

Esa misma noche, con su primer show, Swift batió el récord de asistencia a un concierto en aquel reciento, que anteriormente lo ostentaba la popular banda británica One Direction. Por si fuera poco, los tres primeros conciertos de la gira colgaron el cartel de sold out, generando unas ganancias medias de 7 millones de dólares (6 millones de euros) por noche.

Para poner en perspectiva estos datos, con su gira anterior, The 1989 World Tour, la cantante consiguió unas ganancias medias de 4 millones de euros por noche, lo que le sirvió para convertirse en el tour norteamericano más taquillero de todos los tiempos. Estas ganancias sitúan a la cantante a la altura de artistas como Guns N’ Roses o Rolling Stones, entre otros.

Aunque habrá menos conciertos que en giras anteriores, los espectáculos son más multitudinarios

Sin embargo, no todos los récords tienen que ver con el dinero. Pese a que la artista ofrecerá menos conciertos que en giras anteriores, decisión que se ha notado especialmente en Europa, al actuar solo en estadios en lugar de salas de conciertos más pequeñas, la cantidad de fans para los que Taylor Swift está actuando es mucho mayor. Así, mientras que al 1989 World Tour acudieron unos 70.000 swifties a los cinco conciertos que programó en Los Angeles, el Reputation Stadium Tour ha congregado a más de 120.000 fans con tan solo dos fechas.

Esta decisión le valió a la artista para convertirse el pasado 25 de mayo en la primera mujer, en 17 años, en ser la artista principal de un show musical en el Mile High Stadium de Denver, Colorado. No fue el único récord que rompió esa noche: también superó a la banda irlandesa U2 al convertirse en la artista que más dinero generó de media en una sola noche, superando el millón de euros, algo que también conseguiría arrebatar al mismo grupo musical semanas más tarde en su concierto en Seattle, donde la cifra superó los dos millones de euros.

En Irlanda, concretamente durante su segundo concierto en Dublín el pasado 16 de junio, Swift se convirtió en la primera mujer en encabezar más de un concierto en el Croke Park Stadium, haciendo así aún más especial su decimotercer concierto, donde llevó pintado en la mano su número de la suerte, el trece. Además, se convirtió en la cuarta mujer en actuar en los 134 años de historia de dicho estadio, uniéndose así a un selecto grupo de artistas femeninas compuesto únicamente por Tina Turner, Celine Dion y Beyoncé.

Taylor Swift interpreta una canción en acústico en el Croke Park Stadium de Dublín (Irlanda)

Con la generosidad que le caracteriza, la artista también usó el gran éxito de su gira para hacer algunas buenas obras: en mayo, durante su último ensayo general, invitó a más de 2.000 niños adoptados junto a sus familias para disfrutar del concierto de forma gratuita. Además, compró pizza y chucherías para todos ellos y, después del concierto, organizó meet and greets con todos y cada uno de ellos.

Taylor Swift con algunos de los niños adoptados que acudieron a su concierto

No solo récords, sino también numerosas curiosidades se pueden presenciar a lo largo de las dos horas que dura cada concierto. Por ejemplo, en cada show, Taylor dedica su balada Dress a la bailarina, productora, cantante y escritora estadounidense Loie Fuller, quien durante su carrera luchó por los artistas para que sus trabajos les fuesen reconocidos.

 

https://platform.twitter.com/widgets.js

Otra curiosidad reside en la propia producción de la gira. Esta es tan extraordinaria que son necesarios hasta 80 camiones para transportar de una ciudad a otra todo el equipo y material necesarios. Sin embargo, por faraónica que pueda parecer la tarea, según el propio equipo de producción, este lo componen tantas personas que preparar los escenarios, pantallas y todo lo necesario para cada noche solo les lleva cuatro horas.

Uno de los 80 camiones del Reputation Stadium Tour

El escenario principal mide la friolera de 33,5 metros de altura, lo que le convierte en el escenario más grande en el que Swift ha actuado nunca. De hecho, según la propia artista, los dos escenarios más pequeños que utiliza para interpretar algunos de sus temas más exitosos, como Shake It Off o Blank Space, son “bastante más grandes que el escenario principal del 1989 World Tour“.

Las pantallas del escenario principal miden 33.5 metros de altura

Por si fuera poco, todos los conciertos cuentan con fuegos artificiales, serpientes gigantes hinchables, una fuente de agua auténtica y dos elevadores, uno en forma de bola mágica y otro en forma de serpiente, en los que interpreta temas tan variopintos como Delicate o Bad Blood.

El Reputation Stadium Tour se convierte en un espectáculo luminoso gracias a los brazaletes luminosos

Además, al igual que en la gira anterior, todos los asistentes reciben justo antes de entrar un brazalete luminoso, que se ilumina automáticamente con luces de distintos colores en función de la canción y su intensidad, convirtiendo el Reputation Stadium Tour no solo en un enorme espectáculo pirotécnico y musical, sino también en un verdadero espectáculo de luces y colores.

Leave a Comment