The Hall of Stars

¡Ojalá te pusieras un solo día en mi lugar!

Ponte en mi lugar cuenta la historia de Alberto (Marcelo Casas) y Silvia (Silvia Rey), un matrimonio totalmente normal que llevan años casados, pero ella ya está harta de que su marido no ayude en casa y lo único que haga sea llegar lo más rápido posible para poder ver el partido de fútbol de su «glorioso» Sevilla. Un día Silvia, cansada de llegar del trabajo y tener que ponerse a limpiar lo que ha ensuciado Alberto, le dice “¡Ojalá te pusieras un solo día en mi lugar!”, pero la cosas se complican y a la mañana siguiente Alberto estaba en el cuerpo de Silvia y Silvia en el cuerpo de Alberto.

Para más inri, ese mismo día han quedado para cenar con un amigo de Alberto (José Carrillo), que justamente está empezando a salir con una chica (Zaloa Zamarreño) que tiene un papel decisivo en un tema al que la pareja lleva mucho tiempo dándole vueltas. A una cena que ya iba a ser complicada desde el principio se le añade la dificultad de que Silvia y Alberto tienen que aparentar ser el otro, es decir, Alberto en el cuerpo de Silvia tiene que actuar como si fuera ella y viceversa.

Esta comedia situada en pleno centro de Madrid, concretamente en el Teatro Muñoz Seca (Plaza del Carmen, 1), es la adaptación de Dans la peau de ma femme, una obra de éxito en París, y ahora que ha llegado a la capital, sería un delito perdérsela.

Hay que destacar el trabajo que hay detrás de Alberto (Marcelo Casas) y Silvia (Silvia Rey), ya que al fin y al cabo acaban interpretando dos personajes totalmente distintos en la misma obra, quien son y quien deben aparentar ser después de que se cumpla el deseo.

 

No podemos olvidarnos tampoco de la brillante interpretación de José Carrillo, quien se encarga de poner el broche del humor a las risas ocasionadas por el cambio de sexo de la pareja. Y Zaloa Zamarreño, cuyo personaje, a primeras el más normal de todos, consigue que el espectador se ría con su inocencia.

La escenografía es otro de los elementos a destacar, una amplia casa con todo lujo de detalles y un sofá en el centro donde se desarrolla toda la acción. Esto combinado con la iluminación hacen que el espectador se sienta dentro de ese salón.

Si quieres saber si Alberto y Silvia consiguen disimular durante la cena, no dudes en ir a ver la obra…Y cuidado con lo que deseas, porque puede hacerse realidad…

Ainhoa Hornero

Añadir Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.