Crítica: Ralph rompe internet

La segunda parte de Rompe Ralph es la más reciente película de Pixar. Como es de esperar, en Navidad las carteleras de cine se llenan de este tipo de contenidos para toda la familia.

Una vez más, Pixar consigue lanzar una historia que pueden disfrutar tanto adultos como niños. Lo mejor es sin duda el carácter actual que logra transmitir. En este caso Ralph y su gran amiga Vanellope viajan juntos a nada más y nada menos que el mismísimo “internet”, que contiene, naturalmente, todas las webs y firmas que cualquier usuario habitual reconoce. Dado cómo su uso se ha normalizado a diario, resulta imposible que “Ralph rompe internet” no conecte con cualquiera que haga uso de las tecnologías.

El detalle de actualidad más delicioso lo hacen fenómenos como el youtube y los llamados “youtubers”. Pixar incluso se anima a hacer una parodia de las princesas de Disney y las pelis que protagonizan. Además, la nota de madurez y calidad que ya es casi marca de la casa viene en esta ocasión con temas como la posesión, el amor obsesivo y poco sano, o la independencia. Los cambios como puntos e inflexión positivos, el respeto de las diferencias y la libertad de elegir son también piedras angulares.

No es la primera vez que nos vemos sorprendidos con este tipo de cine infantil y al mismo tipo susceptible de ganar premios de índole bastante seria, y no simplemente por la animación. “Inside Out” ya trató de manera magistral las emociones y el desarrollo, necesidad y complejidad de las mismas.

Internet nunca se había visto desde un prisma tan original y divertido. Sin duda esta es una de las proyecciones que pondrán una nota de color al cierre de las fiestas navideñas.

Autor entrada: Silvia Dorado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.