The Hall of Stars

El Tiempo entre Costuras: Otra forma de hacer ficción

El Tiempo Entre Costuras es una de las series que cambió la forma de hacer ficción en España. Estrenada en 2013, pero rodada entre 2011 y 2012, fue la serie más cara en producir del momento, más de medio millón de euros por episodio. ¿Pero qué es lo que tiene para hacerla tan especial?

La adaptación del libro homónimo de María Dueñas, es sin duda una obra de arte en el aspecto técnico. Rodada en Madrid, Guadalajara, Toledo, Tetuán, Lisboa, Sintra, Estoril y Cascáis. Todo esto conllevo un enorme equipo de producción, que fue un gran reto para una producción destinada a la pequeña pantalla, pues fue similar a la superproducción de una película.

El Tiempo Entre Costuras nos narra la vida de Sira Quiroga, que, tras el fallecimiento de su padre, decide escaparse con su amante a Tánger, en el protectorado español de Marruecos. Sin embargo, este la engaña, y escapa con su dinero, dejando a Sira tirada en Marruecos, la cual empieza a ganarse la vida como costurera. Estos hechos ocurren durante la Guerra Civil Española, que más tarde se enlaza con la II Guerra Mundial, y Sira como espía británica, en Portugal, para ayudar a su amiga, Rosalinda Fox.

GUION

Muy fiel a la historia que escribió María Dueñas, es uno de los mejores guiones escritos hasta la fecha, en una serie española. Los giros que se producen en el argumento durante la estancia de Sira en Marruecos, así como el traslado de la historia a Madrid y Lisboa, y como se trata la postguerra española y el periodo pre-guerra mundial nos da los alicientes necesarios, para que el espectador siga queriendo ver más. La trama es muy fluida y tiene muy poco relleno, aun así, la duración de cada capítulo es excesiva.

Por otro lado, la historia va madurando según lo hace Sira, y eso ayuda a que el espectador se sienta identificado con ella, porqué… ¿quién no ha hecho alguna vez una locura por amor? ¿O quién nunca ha hecho algo por ayudar a un amigo? Sira se convierte en un gran enlace entre la historia y el espectador.

FOTOGRAFÍA

Podemos decir que, hasta la fecha, es la serie española con mejor fotografía hasta el momento. Cada lugar tiene su color, es decir, Madrid tiene su paleta de colores, Tetuán otra totalmente diferente y Lisboa la tercera en discordia. Además, están relacionados con el momento vital de Sira en ese momento.

Los colores, los planos, la narrativa… todo tiene una armonía que Juan Molina supo plasmar. No escatimaron, pues visitaron todos los lugares que describía el libro. El color avanza según la historia, y el estado de Sira. ¿Estamos ante una de las mejores fotografías de una serie europea? Evidentemente.

ACTING

El protagonismo total de la historia recae en Adriana Ugarte, que hace un papel muy creíble, arriesgado y sentimental en esta historia. ¿Y por qué? Básicamente porque el espectador no parará de sentirse identificado con ella, desde la traición que sufre al final del primer episodio y que marca la trama de Marruecos, hasta cada romance que mantiene la joven Sira. Adriana es capaz de mantener unos primeros planos durante mucho tiempo, sin cansar. De trasladar el sentimiento de impotencia que sufre durante la serie, de transmitir cada estado de ánimo por el que pasa. Pocos actores logran eso.

  • Creíble, porque el espectador se siente identificado.
  • Arriesgada, porque trasladó a la televisión española el papel de una mujer fuerte e independiente, en pleno 2013, cuando aún no se había generalizado este tipo de contenidos.
  • Sentimental, porque vive y transmite a Sira.

También hay que destacar los papeles que hacen:

  • Hannah New, como Rosalinda Fox. La amante del hermano de Franco. Es una espia británica, cuya misión es que España ayude al bando británico en la II Guerra Mundial. Se convierte en la aliada de Sira, y será su mayor ayuda en su aventura en Lisboa. Sin duda, la dulzura de Hannah, su mirada, su forma de actuar son las que hacen que el espectador se enamore de ella. Justiciera y luchadora, busca que su país no siga sufriendo.
  • Peter Vives como Marcus Logan. Otro espía británico que actúa como periodista para entrevistar al hermano de Franco. Se convierte en el interés amoroso de Sira, pero desaparece cuando esta relación va siendo cada vez más intensa. Sin duda, Peter logra seducir al espectador con su forma de ser, tan carismática y risueña.

También destacable las actuaciones de Raúl Arévalo, Elvira Mínguez, Mari Carmen Sánchez o Alba Flores, que aportan frescura y originalidad al reparto, con sus personalidades. Son personajes muy bien tratados, que aportan a Sira una mayor complejidad en determinados momentos de su vida.

MENCIONES ESPECIALES

Sin duda, una gran mención al vestuario y arte de la serie. Trasladándonos a 1930 y 1940, todo está cuidado al más mínimo detalle. Desde la caja de costura de Sira, hasta las grandes mansiones de la época, pasando por el vestuario de la serie. Todo ello nos traslada a la atmósfera de aquella época.

REBOOT OPINA

El Tiempo Entre Costuras es una de las mejores producciones que se han hecho en nuestro país, que marcó una nueva narración audiovisual, y mostró que otro tipo de ficción era posible en nuestro país. A partir de entonces, producciones como Velvet, Las Chicas del Cable, Tiempo entre Guerras…etc han seguido esta estela que nos dejó. ¿Su mayor error? La duración y cantidad de episodios. Posiblemente 10 capítulos de 50 minutos habría sido lo ideal.

NOTA: 8/10

Javier Sacristán

Añadir Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.