The Hall of Stars

Crítica: La Jaula de las Locas

Tras arrasar en Barcelona, «La Jaula de las Locas» aterrizó en la Gran Vía madrileña el pasado mes de octubre. Y desde ese mes, cualquier espectador que entra en el Teatro Rialto, y se adentra en esta jaula; se desplaza a una realidad llena de canciones, bailes y sobre todo; felicidad.

Y es que, «La Jaula de las Locas», es de esos musicales que hacen que desde el minuto uno, te quedes con la boca abierta mientras miras al escenario anonadado, dibujándote en ti; y en cualquier butaca de tu alrededor, una sonrisa en la cara.

El musical tiene su origen en la obra teatral de Jean Poiret «La Cage aux Folles», la cual; hecha musical, alcanzó el éxito en Broadway en 1983. Y ahora, años más tarde, es dirigida por Àngel Llàcer y Manu Guix, contando con un talentoso reparto en el que podemos ver como protagonista al propio Llàcer.

La historia, nos traslada al club nocturno «La Cage aux Folles», donde sus propietarios Albin y Georges reciben la noticia de que, Jean Michel -hijo de Georges-, se casará con la hija de un importante diputado ultraconservador.

En definitiva «La Jaula de las Locas» es un musical que además de trasladarte a la propia Costa Azul, hace que sientas ganas de bailar con cada canción, que llores de la risa con cada ocurrencia, que te quedes boquiabierto con cada vestuario y escenografía… Y que sobre todo, aplaudas de la emoción por su mensaje y por todo lo que te ha logrado transmitir, haciéndote un poquito más feliz.

Mavi Andreo

Periodista y comunicadora audiovisual. Tras pasar por el mundo de la radio, ahora estoy inmersa en el de la televisión. En mis ratos libres escribo cosas, y me puedes encontrar en cualquier sarao. ¿Agravante de opulencia?. Sí.

Añadir Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.