The Hall of Stars

Dani Marco, cantante de Despistaos: «Creo que hay canciones nuestras que han envejecido bien» | ENTREVISTA

Entrevistamos al vocalista del grupo Despistaos, que acaba de estrenar una nueva versión de Cuando lloras junto a David Rees

Física o Química, Cada Dos Minutos o Gracias son verdaderos temazos que han conseguido perdurar a lo largo del tiempo. La banda española Despistaos lleva casi veinte años en la música y no necesita prácticamente presentación alguna. Muchas de sus canciones se han convertido en todo un himno para sus seguidores y han sido durante años la voz de toda una generación. Después estar una temporada separados y sin publicar nada, decidieron volver -con más fuerza que nunca- con un nuevo disco bajo el brazo: «Estamos Enteros«.

El cuarteto formado por Daniel Marco (voz y guitarra), José Krespo (guitarra), Lázaro Fernández (batería) y Pablo Alonso Álvarez (bajo) ya ha colaborado con una larga lista de artistas de gran renombre como Fito & Fitipaldis, Dani Martín, David Otero o Maldita Nerea y promete sorprender mucho más. Hasta hace unos meses se encontraban inmersos en la preparación de una gira «muy especial» con la que iban a recorrer parte de la geografía española y subirse a los escenarios de importantes festivales como el Arenal Sound. Estaban «súper animados» y tenían pensado estrenar nuevos temas este mes, pero el coronavirus ha obligado a modificar sus planes, aunque «seguramente para finales de verano saldrá el primer single».

Hemos podido pasar un rato con su vocalista, Dani Marco, para hablar de música en tiempos de pandemia y de los próximos proyectos del grupo. Nos ha contado cómo ha vivido el confinamiento y el proceso de composición, ya que siempre se marcha una temporada fuera de casa para estar centrado únicamente en las canciones. Además, estos meses han estado grabando nuevas versiones de míticas canciones y gracias a la última, sus hijas «ahora se pasan el día escuchando a David Rees«. Además, nos ha adelantado que la próxima versión que va a salir a la luz el próximo mes será Cada Dos Minutos, junto a una persona que «va a gustar y a sorprender». ¡No te la pierdas!

Despistaos

– ¿Está siendo más complicado que antes el proceso de componer?

Yo componer en casa no lo hago nunca desde hace unos cuantos años. Siempre componía en mi casa, pero, a raíz de tener familia es imposible porque siempre me ha absorbido mucho y cuando me pongo a componer necesito estar muy metido en ello y que no haya nada que me saque de eso. Siempre digo que cuando estoy componiendo estoy como drogado en un mundo raro metido en el que no existe otra cosa que la canción que estoy haciendo en ese momento. Y en casa me cuesta mucho porque, aunque consiga sacar cuatro o cinco horas, al final siempre hay algo que te desconecta. Entonces ya lo descarté hace mucho tiempo y lo que hago ahora para componer es que de vez en cuando me voy temporadas de casa: me aislo en el campo o donde sea yo solo, me llevo una guitarra y un ordenador para grabar algo.

– ¿Eso significa que todavía falta para escuchar algo nuevo de Despistaos?

No, de hecho, la idea es que ya hubiera salido algo nuevo. Nuestra idea era lanzar algo en mayo, pero justo nos pilló esto y nos trastocó todos los planes. Estos días hemos estado sacando canciones antiguas por ir sacando algo y hemos regrabado algunas canciones. Esta semana pasada tuvimos una reunión vía Skype con nuestra discográfica -Warner Music- y hemos decidido que ya vamos a trabajar en material nuevo. Nos queda otro clásico que está ya grabado y que saldrá el mes que viene y la idea a partir de entonces es empezar a hacer canciones nuevas. Este verano nos meteremos a grabar y seguramente para finales de verano saldrá el primer single.

– Después de la reedición de Estoy Aquí junto a Curricé, llega Cuando lloras de manos de David Rees y Víctor Elías. Ahora que todo se mueve por la inmediatez y la novedad, ¿cuál ha sido el motivo de volver a lanzar estas canciones justo ahora?

La primera que sacamos fue por entretenernos, no tiene ningún motivo detrás. Por ejemplo, David Otero sí que está haciéndolo conscientemente y lleva tiempo trabajando en ello y es premeditado y bien hecho. Lo nuestro fue de cachondeo: un día que no teníamos nada que hacer en casa y nos aburrimos, dijimos: ¿Por qué no grabamos?

Al principio grabamos Estoy Aquí con Curricé porque él era el que estaba acompañándonos en toda la gira que estábamos haciendo y en los conciertos cantábamos esa canción juntos. Ya que llevábamos cantándola en directo muchos días y que no sabíamos cuándo íbamos a volver a tocar en directo, dijimos vamos a grabarla y que la tenga la gente. Lo hicimos un poco de broma, lo pusimos en redes sociales por hacer la gracia y esa publicación en nuestro Instagram tuvo más repercusión que ninguna otra que hayamos puesto en nuestra vida. Al principio era una cosa de estar por casa.

La siguiente fue ‘Cuando lloras’ con David Rees y ya la hicimos un poquito más profesional con Víctor Elías al piano y la siguiente la vamos a hacer todavía más profesional aún. Como Lázaro, nuestro batería, no tenía batería en casa, hemos hablado con un amigo nuestro que toca la batería para que la grabe, tiene una colaboración especial y aparte otro chico toca el teclado también. Y lo hemos hecho que suene más a disco. Lo hemos ido haciendo y como que ha surgido todo así, lo hemos ido haciendo cada vez más enserio.

El otro día hablando con nuestra discográfica dijimos que esto de hacer canciones clásicas ya vale, vamos a intentar hacer algo nuevo. Es verdad que tenemos material que la gente ya conoce y es una cosa fácil para nosotros sacar una canción que ya ha funcionado antes porque sabes que más o menos va a funcionar. Ya lo hemos hecho durante todo este tiempo, pero ya que vamos a tener más flexibilidad de juntarnos, y vamos a empezar a grabar nuevas cosas ya mismo.

Dani Marco: «Estoy Aquí en nuestro Instagram tuvo más repercusión que ninguna otra que hayamos puesto en nuestra vida»

– ¿Por qué elegisteis a David Rees para Cuando Lloras?

En principio nos lo propusieron en nuestra discográfica porque estábamos pensando en quién podía hacerlo y cuando lo dijeron fue como cuando se te ilumina la bombilla. Es una canción que es muy íntima, muy de desnudarte por dentro, cuando hice esa canción estaba contando cosas muy íntimas. Y él tiene una voz que es ideal para eso y ya no es la voz, es lo que transmite cuando canta. Tiene una forma de cantar que transmite mucho y, sobre todo, ese rollo íntimo y tristón, pero sin llegar a ser triste y creo que le va genial. Fue todo un acierto cuando lo escuchamos. De hecho, a raíz de esta colaboración, mis hijas (de seis años) escucharon una canción de él –De Ellos Aprendí– y lo fliparon tanto que ahora se pasan el día escuchando a David Rees.

– A lo largo de vuestra carrera habéis colaborado con David Otero, Maldita Nerea, Taburete, Dani Martín… ¿Con quién más os gustaría tocar?

Es que hemos colaborado con tanta gente que ya no sé con quién más nos gustaría. Además, no solo gente de este mundo más del pop, hemos colaborado con Kutxi de Marea, con Rulo de Rulo y la Contrabanda, con Brigi (cantante de Coma). Hemos colaborado con grupos unos tan distintos de otros y de tantos ambientes distintos que no sé con quién decirte porque muchos de nuestros sueños los hemos cumplido: ha cantado Fito con nosotros. Siempre hay gente que te gustaría que cantara.

Al principio sí que intentabas buscar en qué canción puede quedar bien este cantante que me gusta mucho por darte el capricho de cantar. Pero, ya después de tanta gente lo que hacemos es buscar qué cantante puede quedar bien en esta canción, quién puede aportar algo a esta canción que la haga mejor de lo que es. Optamos por gente que pedimos que colabore que a lo mejor no es nuestro ídolo de toda la vida, pero que de repente vemos que en esa canción iría perfecto. Hay colaboraciones que hemos intentado y que luego no se han podido hacer por algún motivo. Siempre intentamos, sobre todo, que sumen a la canción, que aporten algo y siempre cuando colabora alguien con nosotros le decimos lo mismo: que intente ser él mismo, que intente aportar algo suyo a la canción y no le importe cambiar la melodía o lo que tenga que cambiar con tal de que la canción sea un poco suya y se sienta cómodo cantándola.

– De todas vuestras canciones, ¿cuál consideras que es para ti la más especial? No vale decir Física o Química.

 [Risas] No, Física o Química ha sido una parte importante de nuestra historia. Hay muchas canciones, realmente no sabría decirte porque yo creo que tengo ya más de cien canciones. Hay algunas que no me acuerdo ni de que son mías y hay veces que intentamos ensayar alguna canción antigua para meterla en el repertorio y no me acuerdo de la letra siquiera. Hay canciones que por lo que sea te recuerdan a algún momento especial de tu vida y también hay muchas veces que a lo mejor una canción que escribiste en un momento muy especial de tu vida, pero como ese momento ya ha pasado, ya deja de serlo o empieza a serlo por otros motivos distintos.

Por ejemplo, en el último disco que es el más reciente, hay una canción que se llama Quién te acompañará que para mí es muy especial porque la escribí pensando en mi familia y está tal estructurada de tal manera que cada estrofa de la canción, si la lees de arriba abajo, crea el nombre de mis hijas y de mi mujer.

Me pasa incluso ahora en estos días tan raros que muchas veces hay canciones que cuando las hice a lo mejor no eran tan importantes y ahora las escucho y parece que estoy hablando de lo que me está pasando ahora. Parece que ya sabía que iba a pasar y de repente cobran un nuevo sentido. Me pasó por ejemplo con Cuando lloras, cuando hice esa canción la hice pensando en otra historia diferente y no sé por qué me recuerda a ahora.

– Durante la cuarentena ha habido tiempo para el recuerdo y para volver a los éxitos de antes y yo creo que cuando una canción es muy buena, da igual el año en el que la escuches. Cada Dos Minutos o Gracias son ejemplos de ello. ¿Piensas que ahora se siguen creando éxitos duraderos o se busca más fabricar la ‘canción del verano’?

Siempre hay de todo. Creo que hay canciones nuestras que han envejecido bien. Cada Dos Minutos es una canción que la escribí hace unos quince años, salió un poco más tarde porque tardamos un tiempo en publicarla, se quedó fuera de algún disco y luego la recuperamos. Pero, es una canción que ha envejecido bien, tú la escuchas y puede seguir siendo actual, tiene un sonido más o menos actual. Igual que hay canciones nuestras que las escuchas y se han quedado viejas, que ya no suenan como sonaban hace diez años, cuando las hice en su momento podían tener un sentido y ahora es como que no tendría mucho sentido tocarlas otra vez o tendría sentido cambiarlas y modificar cosas. Incluso letras que se quedan antiguas: no hablamos igual ahora que hace quince años y no tratamos igual ciertos temas, y hay letras que rápidamente se pueden quedar viejas.

Hoy en día hay muchas canciones que cuando las escuchas dices: esto es un pelotazo de este mes, el que viene ya la has aborrecido. A pesar de que todo va mucho más rápido ahora, yo creo que sí hay canciones que han llegado para quedarse. Hay canciones que son grandes éxitos y otras de menos éxito, pero van perdurando y van creando poco a poco una capa encima de nosotros que hace que perdure. Yo creo que generalmente la canción que es un éxito muy fuerte está destinada a caducar antes, más que nada porque nos cansamos. Sin embargo, canciones que te gustas y que escuchas una vez al día, a lo mejor dentro de cinco años todavía la puedes seguir escuchando.

Esto ha pasado siempre y yo creo que ahora la diferencia es que antes escuchábamos la música que nos ponían en la radio y hoy en día tú eliges qué música escuchas en cada momento. Entonces es más fácil que tú mismo te satures de las canciones que te gustan.

– Ya habéis comentado en alguna entrevista que habéis grabado otra colaboración para lanzar a principios de junio. ¿Cuál va a ser la próxima versión? ¿Quizás Cada Dos Minutos?

Quizás [Risas]

– ¿Y con quién será?

Hemos buscado una colaboración que nadie se espere. Al final la gente te relaciona con ciertos artistas con los que puedes tener más afinidad y es más normal verte y, de hecho, muchas veces nos hemos juntado con ellos. Y en este caso es una colaboración que es un poco distinta y estoy muy contento. Has acertado, es Cada Dos Minutos, que ya la cantamos en su momento con Kutxi de Marea y Rulo y es arriesgado hacer una canción como esa con otra colaboración distinta que no sea de ellos. Ya demás, es alguien que no tiene absolutamente nada que ver con ellos, es una voz completamente distinta, de otro mundo distinto que, sin embargo, yo creo que le va muy bien a la canción. Es buscar quién le puede ir bien a una canción. Hay canciones que son como un embudo y el cantante que tiene que cantar ahí está muy claro quién puede ser o quién puede moverse.

Por ejemplo, Cada Dos Minutos es una canción que después de tantos años deja de ser un poco nuestra. Cuando la hicimos, para nosotros era la canción rara del disco, casi le hacíamos bullying, la maltratábamos. Todo el disco la grabamos con una batería que sonaba guay y esa la grabamos con otra que no sonara tan guay, queríamos que sonara más roto. Hicimos experimentos con ella pensando que era la canción de todo el disco que nunca iba a ser single y resulta que fue el primer single del disco. Metimos a Kutxi y a Rulo, que eran dos de nuestros ídolos más grandes de toda nuestra vida pensando que nunca iba a ser single y que no la iban a poner en la radio. Meter una canción así con dos colaboraciones así podía cerrarnos puertas, por ejemplo, si quieres entrar en radio. Pero, como no iba a sonar en radio, no nos importó. Y luego fue el single, fue una de las canciones más importantes de nuestra vida y llega un momento que ya es tan de la gente que deja de ser nuestra. Y la ves no tan desde dentro, sino más desde fuera y la puedes ver de otras formas.

No quiero decir quién la canta [Risas]. Pero, yo creo que va a sorprender y mucha gente que nos seguía porque cantábamos con Marea van a decir: esto ya no es lo que era. Va a haber de todo y nos da igual realmente. Nosotros estamos muy muy contentos, creo que le ha dado otra dimensión a la canción y creo que va a gustar y a sorprender.

Cada Dos Minutos será la próxima versión que estrenará Despistaos: «Hemos buscado una colaboración que nadie se espere»

– Actualmente los conciertos a través de la pantalla están en auge e Instagram y he leído que en octubre de 2011 disteis vuestro primer concierto online gracias a Spotify y a la plataforma eMe. ¿Crees que estas iniciativas continuarán a lo largo del tiempo o cuando pase esta crisis cada uno volverá a la normalidad y se acabarán todos los conciertos y charlas virtuales con fans?

Yo creo que es un poco extraño porque realmente es algo que existe desde hace mucho tiempo. Llevamos mucho tiempo haciéndolo, hemos hecho varios conciertos online antes de esto y hay mucha gente que lo usa habitualmente. A veces cuando ahora estamos haciendo estos conciertos online, siento que es una apropiación cultural, es como algo que pertenece a otra gente y como no tenemos otra cosa, nos hemos apropiado de ello y lo usamos nosotros también. Nunca le hemos dado tanta importancia, siempre ha estado ahí. Lo usaban algunos cantantes que a lo mejor no hacen tantos conciertos y no salen tanto, pues para tener contacto con su gente, y nosotros lo teníamos un poco abandonado.

Yo empecé a hacer conciertos online porque me lo han propuesto. Me llamaron de un festival y querían que cantara, pero a lo mejor no hubiera salido de mí porque es algo un poco raro. Luego lo hice, me gustó y acabé haciendo tres o cuatro conciertos online y es raro. Yo creo que lo hago por la gente, si lo hiciera por mí no lo haría, estoy más a gusto en mi casa sin hacerlo. No suelo en mis ratos libres ponerme a ver conciertos online de otra gente porque no me apetece. Yo no quería hacerlo, pero cuando ves lo importante que eres para otra gente, a mí tampoco me cuesta tanto trabajo hacerlo. Me pongo muy nervioso y me preparo igual que si fuera a hacer un concierto de verdad, pero haces feliz a mucha gente.

– ¿Piensas que a partir de ahora se va a dotar al streaming de la importancia que tiene hoy en día?

Yo creo que ya lo tiene. Dentro de nuestro mundo de músicos y discográficas se le da muchísima importancia. Antes contábamos cuántos discos vendíamos, ahora como no se venden discos, pues es el streaming, que además es muy fácil de mediar. Tenemos Spotify for Artists donde te salen las estadísticas de todo y es muy útil para nosotros saber qué canciones se escuchan más o menos. Yo creo que la importancia ya la tiene. Tengo la sensación de que sí que es verdad que todavía parece que fingimos que no ha muerto el CD, pero todos sabemos que es algo que está bastante acabado. Es como cuando no queríamos que muriera el vinilo.

Al final, yo creo que el streaming está completamente vivo y funciona por sí mismo. Cuando te llaman de un festival no te dicen: he visto que has vendido veinte mil discos y quería contar contigo. No, te dicen: he visto que tienes dos millones de oyentes y quiero que vengas a mi festival. Es una forma muy fácil de medir cosas. Que tengas dos millones de oyentes no significa que vayas a llenar recintos porque hay gente que tiene muchos menos oyentes y va más gente a sus conciertos. Pero, es la forma más fácil que tenemos todos de medir. Dentro del mundo internamente se usa y está perfectamente instaurado. Fuera siempre hay gente que a lo mejor le cuesta más, pero son cosas a las que te vas acostumbrando. Hace cinco años era impensable pagar por Netflix y hoy en día todo el mundo lo tiene en casa.

Son cosas que van cambiando y te vas acostumbrando, y al final ganas tanto en comodidad que a mí por lo menos se me olvida el romanticismo de tener un disco en la mano.  Es tan fácil, tan cómodo y tan sencillo de conocer grupos. Por ejemplo, lo que más me gusta del streaming es descubrir un montón de música que antes sería impensable conocerla. Tenemos que aprovechar, usar y explotar estas plataformas todo lo que podamos.

– En 2013 decidisteis hacer un descanso en el camino para volver tres años después con más fuerza que nunca. ¿Este confinamiento también ha servido para desconectar de la ajetreada vida del músico?

Sí, ha servido para desconectar. Lo que pasa es que la otra vez cuando desconectamos voluntariamente necesitábamos desconectar, estábamos un poco hartos de todo. Se juntaron muchos factores, estábamos muy cansados. Y ahora al revés. Ahora estábamos a tope, súper animados porque nos venía por delante una gira súper chula. Ya no solo todos los conciertos que íbamos a hacer, sitios que teníamos todo vendido o apunto de venderse. Este año por primera vez en una gira teníamos como tres o cuatro viajes a Canarias y a Baleares, montarnos con la furgoneta en un barco para irnos a tocar a Ibiza. Son cosas que por algún motivo nunca habíamos hecho y nos apetecía muchísimo, teníamos muchas ganas de meternos en esa aventura, de otra vez hacer una gira como cuando éramos jóvenes y te estabas comiendo el mundo. Nos ha cortado bastante el rollo.

Yo creo que cuando acabe esto, por una parte, va a ser un poco raro, porque nosotros estábamos súper en forma, nos sabíamos el repertorio al dedillo, todo súper ensayado, hasta las luces programadas que llevábamos en los conciertos. Teníamos todo muy medido y tengo la sensación de que el día que nos juntemos a ensayar no vamos ni a saber enchufar las cosas [Risas]. Es una pena, vamos a necesitar otra vez ensayar un montón para tenerlo todo tan a punto como nos gustaría. Y en el momento que se pueda lo haremos con ganas y con ilusión.

Alba Vivancos

Me llamo Alba. Estudio Periodismo en la Universidad Carlos III de Madrid. Vivo en la capital desde hace dos años, pero soy de tierras murcianas. Soy una apasionada de la escritura, la fotografía y la música. En mi tiempo libre me encanta ir a conciertos y descubrir nuevos artistas. Y, cuando puedo, me escapo a la playa a pasear por la orilla del mar.

Añadir Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.