The Hall of Stars

El viaje de Agoney hacia la libertad

Recorremos junto a Agoney su trayectoria musical, desde «Quizás» hasta el próximo lanzamiento de «Libertad», previsto para finales de este verano

No es una coincidencia que el álbum debut de Agoney (Adeje, 1995) se titule Libertad. Él se siente así: libre de ser quien es y libre de hacer la música que él quiere. Pero hubo una época, hace no tanto, en la que esto no era así y sentía que no tenía que cantar tanto: «A nivel vocal me sentía cortado. Hace muy poco, cuando terminé el disco, me di cuenta de que no podía perder mi esencia», confiesa. El interludio de Libertad ya es toda una declaración de intenciones en este sentido; Agoney, con este disco, despierta y se libera de todos sus miedos.

Precisamente, este primer track y MÁS, su último sencillo, están enlazados a través de las armonías finales de Libertad, lo que «en directo será aún más maravilloso» según promete el artista. Ambas introducirán al oyente de lleno en el álbum, cuyo lanzamiento está previsto para finales de verano. Pero hay más motivos por los que el single significa tanto para Agoney: «Es muy especial por el mensaje que lleva dentro y por las personas para las que la compuse». Fue también la primera producción que hizo pensando ya en el disco.

Aunque haya tardado un par de años en salir al mercado, MÁS está compuesta desde 2018; incluso tuvo posibilidades de convertirse en la carta de presentación del canario en lugar de Quizás. Desde entonces, la canción ha sufrido cambios, pero no demasiados. «Ahora es más moderna con esos choppeos iniciales», explica Agoney sobre la producción del sencillo, al que también añadió los coros gospel del puente. El artista está seguro de que «ahora es el momento de MÁS«. «La confianza en mí ha aumentado tanto como compositor como como cantante, y también en mí mismo», relata.

Agoney, además de participar en la producción del álbum, se ha implicado en el aspecto audiovisual, hasta el punto en el que fue él mismo quien dirigió y grabó el vídeo del interludio de Libertad durante el confinamiento. El compositor y cantante no desperdicia una ocasión para aprender: «Yo siempre he sido un culo inquieto», afirma. De hecho, no era la primera vez que Agoney rodaba un videoclip en esa misma pared: en su cover de Earth Song de Michael Jackson, el mismo salón ya había funcionado como plató.

Para el rodaje de MÁS también tuvo que adaptarse a las circunstancias actuales. Aunque el resultado del videoclip sea más que satisfactorio, el canario había trabajado en una idea con Frankie de Leonardis (director de Black) para rodar en exteriores. Sobre cuáles eran sus planes iniciales Agoney prefiere no decir nada, pues es posible que en un futuro recicle el concepto en el que habían trabajado: «Es una idea muy personal y se puede extrapolar a cualquier otra canción o incluso a visuals para los conciertos», explica.

Agoney no solo es inquieto, sino también perfeccionista. El artista ha cuidado hasta el último detalle del álbum: no solo en el aspecto musical, sino también en el gráfico. «Todo está muy bien conectado. No hay desorden ni nada está hecho porque sí», afirma. Libertad no contará una historia, pero sí tendrá otro hilo conductor. «Todo se va a entender mucho mejor con el disco al completo», asegura. Será en el lanzamiento del disco cuando entendamos, por ejemplo, qué simboliza la corona que Agoney porta en la portada de Black.

Ya en su paso por Operación Triunfo el canario tomó como bandera la libertad. Agoney no es activista, pero eso no significa que no sea consciente de su responsabilidad como cara visible dentro de la comunidad LGBT. Ese es el motivo por el que se tomó tan en serio su participación en el pregón del Orgullo de Madrid de 2018: «Estudié mucho. Quería decir algo con conocimiento y saber de dónde venía y por qué había que celebrarlo». Su participación en esta celebración y reivindicación de la diversidad ha continuado hasta este año, donde se ha sumado a los artistas que ponen voz al himno, Piensa en positivo, producido por Juan Sueiro.

Pero la libertad de unos, a veces, origina el odio de otros. Esto fue algo que Agoney desgraciadamente vivió tras el lanzamiento del videoclip de su primer sencillo, en el que además de bailar vogue, aparece maquillado: «En el vídeo de Quizás hay muchos comentarios de odio simplemente por mi forma de actuar», explica. Tiempo después, aparecía dentro de un ataúd con el mismo traje que llevaba en su carta de presentación. En sus palabras, «al Agoney de Quizás lo enterraron», pero, al igual que cantó durante su paso por el talent, resurgió como un ave fénix entre sus cenizas. Así es cómo convirtió ese resentimiento en Black: «Todo lo que me rodea lo uso para transformarlo en música», cuenta.

Agoney enterrado con el traje de Quizás [Fotograma de Black]

Han pasado casi dos años ya desde Quizás, y el viaje que emprendió entonces finalizará en tan solo unos meses. Ha necesitado este tiempo para ganar la confianza necesaria y, así, lograr superar sus temores respecto a la composición y producción, para lo que ha contado con el apoyo de profesionales como Jaime Altozano. En una playa de su Canarias natal Agoney escuchó por primera vez el álbum completo, de principio a fin, y fue consciente lo que había logrado: «Fue una sensación rara porque me di cuenta de cuánto había crecido y de que había encontrado sonidos muy personales sin buscarlos». Ahora ya queda menos para que el resto del mundo también pueda escuchar cómo suena la libertad.

Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Es increíble este chico, lo quiero con locura, es tan bonito por dentro como por fuera y con un talento, ilusión, compromiso y trabajo increíble ❤️❤️❤️❤️❤️❤️