The Hall of Stars

El streaming salva las ventas de música en España pese al frenazo que ha supuesto la COVID-19

El sector se mantiene en el primer semestre de 2020 con un 4% de subida gracias al auge de las plataformas

El consumo de música a través de las plataformas digitales de streaming ha salvado del retroceso al sector en España durante el primer semestre de 2020. La industria musical española ha logrado resistir esta primera mitad del año al obtener un repunte del 3,99% en sus cifras globales de ventas, pese al impacto de la pandemia en el mercado físico, que pierde casi el 45% de sus ingresos como consecuencia del cierre de tiendas durante el confinamiento.

Los ingresos del mercado digital de la música consiguieron dar en España un estirón del 18,9%, al pasar de 106,9 a 127,1 millones de euros. Esta mejoría, se sustenta en las subidas que experimenta el streaming en todas sus modalidades, a pesar de ser muy inferiores a lo previsto a comienzos de año.

En relación al streaming de audio, las suscripciones crecen en 17 puntos porcentuales (de 77,1 millones en 2019 a 90,2 en el semestre recién finalizado), y la gratuita y financiada mediante inserciones publicitarias se dispara por encima de los 55,7 puntos porcentuales: de 10,3 millones a 16,1.

Por otro lado, el consumo de música a través de streaming de vídeo (YouTube, Vevo) también se anota una mejoría sustancial del 14,9% (de 14,1 millones en el primer semestre de 2019 a los 16,3 millones actuales).

La otra cara de la moneda la representa el mercado físico, lastrado irremisiblemente por el cierre temporal de tiendas durante el confinamiento. Sin embargo, el comportamiento de este cambia mucho en función del formato escogido por el comprador. Las ventas de álbumes en vinilo se contrajeron en un modesto 7,7%, desde los 7,8 millones del semestre inicial de 2019 a los 7,2 millones actuales. Sin embargo, la contracción en las ventas de CD es muy severa: pasan de 24,2 a 10,6 millones, lo que equivale a un desplome de casi 57 puntos porcentuales.

En términos globales, las ventas físicas apenas alcanzaron en España los 18 millones de euros entre enero y junio (un 45% menos que en 2019), mientras que los ingresos digitales se auparon por encima de los 127 millones (casi un 19% más). El desequilibrio es cada vez mayor a favor de las fórmulas digitales, desde cinco veranos después de aquel 2015 en que, por vez primera en la historia de la música en España, los ingresos online superarana los que generaban los discos físicos.

Francesc Sánchez

Apasionado de la música. Me encanta la televisión y todo lo relacionado con las redes sociales.

Añadir Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.