The Hall of Stars

Anitta: «A mí no me interesa hacer ‘charts’, me gusta sentir que yo marco la diferencia»

En la rueda de prensa de presentación de «Me gusta», Anitta destacó el relevante papel que juega la cultura en la sociedad, además de adelantar algunos detalles de su próximo álbum

Solo se necesitan un par de minutos para saber que Anitta, artista brasileña de éxito internacional, es una mujer transparente e imparable, pero sobre todo fiel a sus principios y a sus raíces. Tanto es así que cualquier cuestión relacionada con su familia es capaz de detener una rueda de prensa. No duda en interrumpir las preguntas de las allí presentes para celebrar, con esa vitalidad que la define, el nacimiento de su sobrino. Pocos segundos después, se recompone y, con profesionalidad, continúa hablando del buen momento que vive en su carrera musical.

Consciente de la importancia de la música en nuestra sociedad, Anitta lanza a través de Me gusta, su último single, un mensaje de diversidad sexual y racial. Además de mostrar su bisexualidad sin complejos, canta rodeada de todo tipo de mujeres: desde transexuales hasta afrolatinas. «A mí no me interesa hacer charts, me gusta sentir que yo marco la diferencia de alguna manera. (…) Podemos no lanzar un mensaje perfectamente explicado, pero que, cuando hablen sobre la canción, las personas lleguen a un asunto importante», comenta la artista. Esta dimensión social está presente en otras de sus canciones como Atención, en la que habla sobre la competitividad que se promueve entre las mujeres.

En esta línea, el clip del tema que interpreta junto a Cardi B y a Myke Towers se rodó en San Salvador de Bahía, una ubicación marcada por el sufrimiento de todas las personas africanas que fueron traídas a Brasil para ser esclavizadas. Anitta, de esta forma, quiere «llamar a un recuerdo positivo para este lugar», pero sabedora de que no puede cambiar la historia. «Contraté a una especialista en la historia afrolatina para garantizar que yo pudiera homenajear a este pueblo sin cometer ningún error», añade la carioca.

El Brasil que la gente rica y los turistas ven es muy diferente del Brasil que una persona que nació en las favelas como yo vio

La percusión de Me gusta es una fusión del funk propio de las favelas –de donde proviene la cantante– y del pagode, «ritmos con muchos prejuicios por sus orígenes humildes». Este es tan solo un adelanto de Girl from Rio, su próximo álbum, que, en palabras de Anitta, «está lleno de cultura brasileña». «Voy a hablar del Brasil que yo viví. El Brasil que la gente rica y los turistas ven es muy diferente del Brasil que una persona que nació en las favelas como yo vio», explica.

Sin embargo, a diferencia de sus anteriores trabajos, este álbum –de clara proyección internacional– no incluirá ninguna canción en portugués. Como artista aún desconocida en muchos países prefiere no precipitarse e ir paso a paso: «Empecé haciendo los ritmos a los que la gente estaba acostumbrada en sus idiomas; en el siguiente paso añadí más ritmos brasileños, y, después, será el momento de venir con el portugués».

No es habitual que un artista brasileño cruce las fronteras de su país por el riesgo que puede suponer para su carrera en Brasil. Es esencial, según Anitta, aprender el idioma y conocer la cultura para poder comunicar, lo que supone una gran inversión de tiempo. Esta también es, por otro lado, económica: «En vez de ganar más dinero, tienes que gastarlo». Además, es necesario un ejercicio de humildad: «Tienes que bajar la cabeza e ir nuevamente como si tú no fueras nadie», cuenta la carioca.

Una señal del éxito de la artista más allá de su país es la nominación a los Latin Grammys por Rave de favela, donde sí canta en portugués, en la categoría de mejor canción urbana. Aunque Brasil esté al lado del resto de países latinos, la diferencia de idioma «crea una separación cultural tremenda». Por tanto, para ella «es muy importante que el funk brasileño tenga un espacio en los Grammys Latinos», comenta. «Creo que no vamos a ganar, pero me alegra porque me da la sensación de que mi trabajo está significando algo para las personas», reflexiona.

Antes de entrar al mercado de trabajo yo también pensaba que las mujeres no lo tenían más difícil

Para llegar hasta donde está, Anitta ha tenido que lidiar con el machismo de la industria musical: «Antes de entrar al mercado de trabajo yo también pensaba que las mujeres no lo tenían más difícil. Empecé a ver la diferencia de tratamiento en las expectativas o en cómo a mí no me escuchaban», recuerda. Eso la llevó a crearse un e-mail con nombre de hombre y a pedirle a su hermano que fuese él quien respondiese a las llamadas: «Cuando yo contestaba, me trataban como una tonta». «Cambié mi manera de ser. Ya no tengo ninguna paciencia para esto», se sincera. Por este motivo insiste en la importancia de las colaboraciones, especialmente entre artistas femeninas.

El inminente lanzamiento de la nueva temporada de Vai Anitta en Netflix o la próxima publicación de Girl from Rio, previsiblemente en enero de 2021, dejan claro que a Anitta no le faltan trabajo o reconocimiento. «Mi mayor miedo es dejar de ser yo misma», confiesa. No sucumbe a la falsa modestia, ella es consciente de su éxito, pero tampoco quiere crecerse. Es su entorno más cercano el que la mantiene con los pies en la tierra: «Yo soy la que mantiene a mi familia en seguridad financiera, pero, aun así, ellos siempre son los primeros en decirme si algo está mal».

Añadir Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.