The Hall of Stars

El nuevo primer disco de Dani Martín

‘Lo Que Me Dé La Gana’ es el quinto álbum del joven que en 2009 decidió emprender una carrera en solitario

Dani Martín ha vuelto más libre y sinvergüenza que nunca. Digo sinvergüenza porque cuatro años después de su último trabajo, ‘La Montaña Rusa‘, se ha despojado de todos sus atributos y estereotipos para acabar haciendo lo que le ha dado la gana. Así se titula su nuevo disco, ‘Lo Que Me Dé La Gana‘, previsto para enero y cuya fecha de salida tuvo que retrasar debido a la situación provocada por el coronavirus.

Literalmente, durante estos cuatro años se ha dedicado a hacer lo que ha querido sin preocuparse por el qué dirán, ocupándose de sí mismo por primera vez. Pese a una fama desmedida y desacertada -por proclamarlo como sinónimo del calificativo ‘chulo’-, el madrileño ha sabido encontrar su verdadero yo y sobreponerse a las secuelas de la estrella que triunfa joven. Él mismo escribía en sus redes: «Miedo al rechazo, miedo a mi miedo, miedo a no gustaros, a hacer algo para vosotros y no lo que me dé la gana». «Los valientes los que saben llorar con la cara descubierta», como canta en 16 Añitos.

Pelo azul, luego rapado y ápices de canciones como Cómo Me Gustaría Contarte y La Mentira. Todo apuntaba a que el Dani más rockero, frenético y desmedido y ese músico que siente y vive por encima de todo que tanto marcó a El Canto del Loco, había vuelto. No ha sido así y algunos seguidores han quedado decepcionados por ello. Hay etapas que marcan, dejan huella y son difíciles de superar. Quizás no se superan nunca, pero hay que asumir que «ya nada volverá a ser como antes», como dice la canción. Ya lo dijo el poeta Jalil Yibrán: «Si amas a alguien déjalo libre. Si regresa es tuyo, si no, nunca lo fue». Ese niñato que cantaba en El Canto no ha regresado, pero sí la persona que integraba ese grupo. Ya lo anunciaba el agosto pasado en sus redes: «Voy a hacer lo que me dé la gana!!!». Y tanto que lo ha hecho.

View this post on Instagram

Voy a hacer lo que me dé la gana!!!

A post shared by Dani Martín (@_danimartin_) on

Lo Que Me Dé La Gana, su otro primer disco

Abro el sobre que esconde el disco en su interior y me sorprende lo que leo. «Libertad creativa, libertad emocional, verdad, vino, risa, sexo, amor y emoción» son los principales ingredientes del disco. Un disco donde ha conseguido incluir absurdeces y gamberrismo en géneros como el pop, el rock, el rap o la cumbia; fruto de todos los estilos que ha escuchado durante estos años. Por ello lo considera como un primer disco. «Consumir preferentemente en grandes dosis y a todo volumen», dice. Cinco postales que muestran al protagonista en su salsa, posando como el gran actor que es, liberándose de tapujos y haciendo una reverencia a su querida y descarada locura; la carátula roja como presagio de la fuerza, energía y valentía que posee el disco que guarda; y un diario de la grabación con letras e ilustraciones para los más melómanos.

‘Lo Que Me Dé La Gana’ es el quinto álbum del joven que en 2009 decidió emprender una carrera en solitario. Once canciones y tres Caras B en las que Alejandro Sanz, Coque Malla, Camilo, Joaquín Sabina y Juanes colaboran en temas sorprendentes e incluso inesperados para los admiradores de Dani Martín. «No soy guitarrista ni un virtuoso de la voz», aclara. «Soy una persona que tiene la capacidad de enseñar lo que tiene dentro, «Yo soy ESTO. Y por primera vez lo disfruto». Señoras y señores, como dice la primera, «Empieza la Función».

1. Se abre el telón y Empieza la Función

Una introducción perfecta para dar comienzo al disco. Una descripción musical de lo que contiene. Un comienzo lento con piano incorporado al más puro estilo Sabina que ya conocimos en Por las Venas para romper a ritmo de cabaret con gran protagonismo del trombón y el contrabajo. El líder de Los Ronaldos, Coque Malla, es el músico invitado a esta función, la voz de la conciencia que enumera las críticas y opiniones a las que se ha sometido el vocalista de El Canto Del Loco desde que comenzó a trabajar en solitario. «Dicen que echan de menos esa manera de cantar», «Que falta algo de cuando era más chaval», «Escúchame, tú no eres el que eras». «Puede haber 1100 mensajes que me agraden, pero me quedo con los dos que me hieren, ese soy yo», escribía en sus redes.

 «Y fui pequeño y partí de cero, y con mis miedos yo me subí al vagón». Ahora empieza otra vez de nuevo para hacer lo que realmente le viene en gana y despedirse de todos esos juicios del pasado. Porque sí, Dani, «tenemos ganas de oír tu voz» y escuchar lo que tienes que mostrar.  «Cállense todos que empieza la función», sentencia.

2. La Mentira

Esta fue la primera carta de presentación del disco. Una carta no muy arriesgada con la que el cantante se desprende de toda la retahíla de engaños que ha oído a lo largo de su carrera musical. Ficciones que hasta él mismo se ha llegado a creer en algún momento y falacias que se ha contado a sí mismo para esconder otras. «Mi vida es una mentira y me la inventé». Por ejemplo, esa fama de madrileño pijo y chulo que se ganó con El Canto Del Loco y que simplemente ha sido una madriguera para las debilidades: «La chulería que yo he adoptao pa’ camuflar la inseguiridad».

Un sarcasmo de la sociedad actual dedicado a aquellos que viven con una careta pegada a la cara, que se refugian en una pantalla para aparentar lo que no son o que se camuflan con filtros en las redes sociales. Un usuario llamado Álvaro Pérez comentó esto mismo en YouTube: «Cuando Dani Martín hizo de instagram una canción». El videoclip es una ironía de esta idea. «Desde que nacemos vamos poniéndonos atrezzo para gustar, para ser admitidos, para formar parte de un grupo social… […] La canción está cantada en primera persona, pero habla de todos nosotros», aclara. Con un sonido que define como «cumbia balcánica apocalítpica» a ritmo de batería, programaciones y guitarras que tanto caracterizan sus canciones y que te hacen levantarte del asiento, la letra revela algunas de esas vacilaciones que le asustan.

En esta ocasión ha contado con la colaboración de su fiel amigo Joaquín Sabina interpretando la voz de la verdad, al que llega a mencionar en la canción a modo de ironía-«Yo no conocí a Sabina en aquel after en la Calle Pez»- y el cual acaba entonando un aviso: «Pero que nadie se entere».

3. Portales

Esta canción es de esas que cuentan con una atmósfera que atrapa. Un sonido clásico en sus temas que recuerda a Que Se Mueran de Envidia o Qué Bonita la Vida y una letra con la que sentirse identificados que transporta de lleno a las románticas frases de El Canto Del Loco. Una balsa de calma para tranquilizar a los oyentes y decir que seguía estando presente el Dani Martín de siempre. Por eso es de mis favoritas. Sin embargo, este tema surgió gracias a Niña Pastori: la primera versión fue una canción para ella, pero no le encajó.

Está cargada de expresiones que reflejan una relación de amor que parece no tener fin debido a la pasión y la vivacidad de unos adolescentes: «Y que queden tantas tardes de escondernos en portales, de comernos arrancándonos a besos las edades». Una época donde no existen las prohibiciones, solo la libertad, y haces de portales, parques o bancos un pequeño hogar familiar repleto de primeros besos, roces e ilusiones. Martín hace uso de un ritmo lento, con el que los seguidores ya están más que familiarizados, para gritar a los cuatro vientos lo que lleva dentro: «Qué precioso cuento, que no pare aquí y que tenga tantas cosas que decir». «Esta canción es un homenaje a todos aquellos lugares que tienen la capacidad de rejuvenecernos, de transportarnos a una época donde la libertad en todos los sentidos era mayor», comenta el cantante.

4. Lo Que Me Dé La Gana

Lo Que Me Dé La Gana fue la segunda muestra del disco. Una canción mucho más rockera, gamberra y desenfadada al más puro estilo El Canto Del Loco para reivindicar libertad, independencia y atrevimiento. En pocas palabras: iba a hacer lo que le diera la gana en este nuevo disco. «Esto es la unión de un montón de cosas conviviendo, esto es todo lo que escucho hecho canción, imágenes liberadoras y gamberras», vaticinaba.

El videoclip le hace justicia al tema, tanto que una buena parte de los seguidores se alegraba de que el estilo desenfrenado del cantante había vuelto. Pero, solo para poner un punto y aparte y dejar claro que estaba cansado del «tienes que ser perfecto y convertirte en alguien de provecho» y del «debes hacer una carrera convencional y ser ejemplo de esta sociedad». Esta es su particular forma de sincerarse y mostrarse como es en realidad. «Mírame a la cara», dice, «que lo que soy, la vida me lo enseñó».

5. Cómo me gustaría contarte

Acababa de empezar el año cuando el cantante bajó a su estudio, tomó asiento y una guitarra y comenzó a entonar la que considero que es la mejor canción del disco. De hecho, sus fans ya la han nombrado como ‘Mi Lamento 2.0‘.

Le canta a su hermana Miriam, que falleció en 2009 a los 34 años de forma repentina. No es la primera vez que Dani se abre en vena de esta manera: canciones tan emotivas como Mi Lamento o El cielo de los perros son recordadas por todos. Pero, Cómo me gustaría contarte es todo lo que no se puede expresar solo con palabras. La suave melodía y la guitarra acústica acompañan a esta historia que repasa la actual vida del cantante: «Cómo me gustaría contarte que papá sigue siendo el líder, que mamá ahora es artista y que yo canto aún peor«.

Una vida que le cuenta a su hermana y que acaba convirtiendo en un homenaje musical en forma de recuerdos: «Cómo me gustaría contarte y que me quitaras de encima, huidiza de mis caricias que te perdiste un montón». En ella resume algunos de los hitos de su carrera -«Cómo me gustaría contarte que ‘El Canto’ ya se acabó»- y saca de la profundidad de su interior el coraje necesario para hablar con ella con ternura y añoranza: «Qué habré hecho con las veces que te quise abrazar / Quién esconde tus silencios y mis ganas de llorar / Te espero siempre en la escalera donde me solías gritar».

6. Los Huesos

Al salir a la luz esta canción, hubo quien acusó al cantante de estar ‘vendido’ hacia el sonido más pop latino y moderno -que tanto está de moda- para ganarse al mercado latinoamericano. Pero, recordemos que ya anunció que iba a hacer lo que le diera la gana. «Para mí, el estilo de la canción pasa por el dub-porro, con una base de bajo y batería tocada por Guillermo Vadalá, Miguel Lamas y Lee Levin que coloca la canción en otro lugar», explica el madrileño.

Lo cierto es que, en plena cuarentena y acompañado de Juanes, Dani lanzó este tema -compuesto desde hace dos años- con el objetivo de levantar el ánimo en días tan oscuros y desesperantes: «Me muero de ganas de veros sonreír y bailar cuando sea vuestra», decía. Habla del buen rollo, de encender el alma de quien vive con la luz apagada y de cambiar los días amargos. Con aires de gamberrismo y un buen ritmo pegadizo, ambos artistas cantan: «Dale cariño pa’ que se encienda su luz«, «Ven pa’ darte un abrazo y un beso / Que lo que te falta es eso, / que te calienten los huesos«.

7. Julia

Comienza la mudanza. Cajas repletas de mentiras y cargadas de presión; de recuerdos prohibidos que suenan a despedidas. Ha llegado el momento de poner un nuevo rumbo y hacer balance de todos estos años atrás. Así empieza la canción: «Julia ya no está, suena otra final. / Viene a recoger un montón de cajas más. / En una va la piel, la otra puede arder, en otras las palabras que nos hicieron creer«. Y continúa hablando de los fantasmas del pasado, que ahora también pertenecen al presente, los que deberá acostumbrarse a llevar a la espalda: «Otro cadáver que esconder, / me tocará cargar con él. / Lo enterraré con esa mierda que en este tiempo acumulé«.

Otra de las grandes favoritas del álbum. Melódica, atmosférica y melancólica, cargada de emoción, al más puro estilo El Canto Del Loco y el álbum ‘Pequeño’: 16 Añitos, Mira la Vida, Eres, La VerdadDe hecho, surgió grabando Dieciocho. El título de la canción lo dio a conocer en Instagram gracias a la carta de una niña llamada Julia que pedía una canción sin estribillo en el nuevo disco, a lo que él contestó: «Julia, siento decepcionarte y decirte que todas las canciones del disco tienen estribillo. Pero hay una que se llama Julia, como tú».

8. La Jaula

Tras la mudanza, toca deshacer maletas y remover el pasado para dejar salir de la jaula al ave encerrada. Reivindicar la libertad, ni más ni menos: «Hoy me voy a alejar de mano de la libertad, que a mí me gusta libre». Se trata de la crónica de una pareja posesiva que vive cohibida y presa de una historia pasada, que piensa que amar es pertenecer, poseer y depender. «Qué pena, que nunca supiste ver que se puede abrazar y volar a la vez», «Me aleja que pienses que querer es tener». Suerte que la venda de los ojos puede caerse finalmente: «Que el amor se muere dentro de tu jaula con esas cadenas». Una letra con verdades como puños; una representación de la realidad por la que pasa el amor hoy en día.

Una colaboración con Alejandro Sanz. O, mejor dicho, una canción del estilo del gaditano en la que Dani Martín participa. Aunque ambos artistas ya se han juntado en varias ocasiones –Volverá, Lo Que Fui Es Lo Que Soy, Que Bonita la Vida, Hoy Que No Estás, nunca antes habían compuesto juntos. El tema ha sorprendido mucho, y no es para menos, pues no estamos acostumbrados a escuchar a Dani en este género tan rumbero.

9. Capitán

Quien conoce a Dani Martín sabe que tiene dos grandes pasiones: la música y el Atlético de Madrid. Esta canción está dedicada a su Atleti, a su ídolo Paulo Futre y al Vicente Calderón. Aunque, en realidad, se trata de una carta dirigida a su padre, a quien sigue acompañando a ver los partidos y con quien comparte sentimientos colchoneros y anécdotas. De hecho, considera a su padre un «capitán»: «No dejes nunca de estar y ser como eres. Que sepas y te sientas capitán«. Muchos aficionados del club de fútbol ya se han hecho eco de esta noticia, y quien sabe si esta canción se convertirá en un nuevo himno para los atléticos: «Lleva al equipo al final, que tú puedes. / Vamos a hacerlo por nuestros colores«.

10. Avioncito de Papel

Una colaboración con el cantante Camilo Echeverry fue el último avance del álbum. La canción nació hace tres años «desde lo alto de una de las montañas en Zahara de los Atunes mirando el faro de Trafalgar», como explica el colombiano. El mismo Dani cuenta sobre él que «tiene carisma, ángel, tiene algo que pocos tienen» y se enorgullece de «haber sido uno de los primeros que grabó un dueto con Camilo». De hecho, una gran parte de las canciones del disco están coproducidas, escritas y grabadas por el joven artista.

Avioncito de Papel es el viaje hacia un estado de calma y relajación que se puede ver alterado por cualquier imprevisto: «Avioncito de papel que se mojó, no vuela más«. Con una delicada instrumental conseguida con guitarras, ambos artistas hablan sobre una ruptura: «Imaginamos y evocamos todos esos momentos donde deja de haber electricidad en las relaciones y donde el aire casi que se puede cortar», aclara Camilo. Para conocer más detalles de la canción, no te pierdas este artículo.

11.  Se Acaba la Función

«En cada momento me acompañó una canción de un estilo diferente, dependiendo de mi estado de ánimo […] Es un regalo querer y permitirte cantar rap, baladas, power pop, rumba, pop, medios tiempos, mezclar ritmos urbanos con guitarras, escribirle una canción a mi hermana, a mi tristeza». Así define el cantante sus influencias y así acaba su nuevo disco: con una versatilidad apabullante. «Las etiquetas las pones tú, yo pongo en marcha mis sueños«, «mi movimiento son las canciones«, dice. Sin embargo, ha sido otra de las canciones que no han gustado a algunos, quizás por vivir anclados en el pasado.

Aunque no es la primera vez que lo escuchamos rapear -ya mostró algo parecido en Caramelos-, nunca nadie habría llegado a imaginar una canción basada en este estilo, con el scratch tan característico del hip hop y el rap de los noventa. Se despide así de una época donde se escondió en el confort, pero también se emocionó, sintió y se conoció. Con frases como «Solo soy lo que me da la gana ser» pone fin a una etapa musical y personal que da la bienvenida a otra en la que deja claro que va a cantar lo que le «sale del intestino delgado».

12. Baby Driver

La primera de las tres Caras B que Dani Martín nos ha regalado. Emoción en estado puro para dar comienzo a un nuevo viaje sin billete de vuelta; una despedida en toda regla con una banda sonora por bandera que nace de la película ‘Baby Driver’. Con expresiones en inglés incluidas, la batería, el bajo y las guitarras son el colchón sobre el que el madrileño se traslada a la carretera, a las horas de avión y las andaduras de un lado para otro. «Sube y acelera bien, que va a comenzar nuestro viaje«.

13. La Balanza

Otra de mis canciones favoritas: simplemente una voz capaz de romper el alma. Toca decir adiós por última vez a toda una época de aprendizaje y maestría: «La mitad de lo que soy, hoy me lo debo a mí«. En esta ocasión, Dani ha optado por un piano y la prosa en verso para sincerarse. Esta vez, desde la emoción, la añoranza, el agradecimiento y la satisfacción. «Hubo viento de poniente y se quedó a dormir. / Pero siempre se equilibra en nuestra balanza. / Siete días de silencio, treinta sin dormir. / El orgullo, tu bondad y la desesperanza».

14. Tu revolución

Llega la hora de bajar el telón de forma indefinida. Para ello, mira a sus raíces por el retrovisor. Esas que nacieron en el seno de una banda de pop-rock con canciones que han marcado a toda una generación. El pasado construye y reconvierte: «Agujero que naces en mi alma, que revientas y me haces sufrir, que me elevas, que agarras mi garganta, retuerces la esperanza, me obligas a vivir«. Pero, pese a las caídas y temores que puedan aparecer a lo largo del viaje, la música siempre sana y salva: «Y me abrazaré a tu revolución, la que siempre nos salva, la que tiene el valor».

La propia definición de Dani Martín

Dani Martín / Alberto Van Stokkum

El cantante ha dado con este nuevo trabajo una visión mucho más madura y evolucionada, aunque manteniendo esa esencia gamberra y juvenil de El Canto Del Loco y acompañada del artista más melancólico y romántico. Se puede decir que el álbum es la propia definición de Dani Martín.

No considero que sea de sus mejores discos. Es cierto que el disco contiene ápices del joven que nació con El Canto Del Loco y continuó con ‘Pequeño’ (2010), ‘Dani Martín’ (2013), ‘Mi Teatro’ (2014) y ‘La Montaña Rusa’ (2016); pero las buenas canciones son muy difíciles de superar. Es de valorar y admirar el trabajo de un artista cuando sale de su zona de confort y se atreve a ir más allá. Sobre todo, si termina haciendo lo que le da la gana. Él lo considera como «un viaje, un aprendizaje, un aterrizaje». Si este nuevo trabajo ha servido para que el madrileño se encuentre consigo mismo después de un largo camino, bienvenido sea. Además, como escribe el periodista Manuel Jabois: «En la música escuchad a todas y todos los que podáis; en la vida pegaros a quien tiene que escuchar dos veces un elogio para creérselo».

Alba Vivancos

Me llamo Alba. Estudio Periodismo en la Universidad Carlos III de Madrid. Vivo en la capital desde hace dos años, pero soy de tierras murcianas. Soy una apasionada de la escritura, la fotografía y la música. En mi tiempo libre me encanta ir a conciertos y descubrir nuevos artistas. Y, cuando puedo, me escapo a la playa a pasear por la orilla del mar.

Añadir Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.